José Parlá, Amistad América

José Parlá, Amistad América, 2018. Acrílico, yeso y tinta sobre lienzo, 304 × 1947.75 pulgadas. Encargo, Landmarks, Universidad de Texas en Austin, 2018. Fotografía de Paul Bardagjy.

Presione el botón de reproducir para escuchar la audioguía.

Presione el botón de reproducir para ver el video de artista.

audio transcript


Hola, mi nombre es Carlo McCormick, soy crítico y curador afincado en Nueva York y conozco a José Parlá desde hace muchos años y he podido seguir su trabajo. Así que pensé en hablarles un poco sobre su obra aquí, Amistad América, que ha hecho para la comisión Landmarks que es parte de la Universidad de Texas. 

José Parlá habla desde una historia muy personal, pero es una historia que compartimos en muchos sentidos. Entonces, en su caso particular, él nació cubanoamericano y se crió muy temprano en Puerto Rico y luego se va a Miami y acumula todas estas culturas diferentes en el camino. Comienza de niño en Miami dejando su huella en las paredes y, como un verdadero artista, no solo está satisfecho con dar a conocer su nombre. Empieza a contemplar este lenguaje y cómo puede comunicarse de otras maneras y no solo sobre uno mismo, sino de una manera que nos atrae. Las habilidades que aprende se manifiestan de una manera muy artística en lo que llamamos composición. Entonces, si puedes dar un paso atrás tanto como puedas, considera cómo estos colores resuenan en la obra; cómo hay un poco de rojo aquí y un poco de rojo allá; cómo entran los colores más oscuros o los colores azul o naranja para la tierra y los azules para el cielo y el agua. Es un proceso realmente complicado e intrincado. Algo que podemos llamar casi un baile. 

José piensa mucho en este espacio porque ahora estamos bajo tierra, ¿no? Entonces está pensando en la historia de la pintura rupestre. Está programado en nosotros, esta idea de donde quiera que vayamos tratamos de contar una historia, tratamos de expresar quiénes somos, tratamos simplemente de decir "Yo estuve aquí. Esta es mi huella y esto es lo que dejo atrás ". 

Parte de la historia del marcado es que habla de lo eterno pero vive en lo efímero. Creo que una de las sensaciones que podemos obtener de esto es la abrasión, el desgaste y el cansancio de estas imágenes; cómo existen con la tierra y cómo existen con los muros. Si piensas que parte de lo que sucede con el graffiti es la constante revisión del trabajo de los demás. Así que se convierte en un diálogo entre todas las diferentes manos que hay entre las fuerzas que lo erradican, ya sean otros humanos o la naturaleza misma. 

Es en gran medida una conversación, su trabajo. Viene de un lugar muy personal. Como una especie de comunicador empático, desea mucho involucrarse con la especificidad del sitio. Estamos en la esquina de Martin Luther King Boulevard y Guadalupe. Son, para él, huellas de la historia de América. La América en realidad tiene un acento sobre la e, por lo que no se refiere a la América con una bandera mayúscula ondeando una especie de América, se refiere a todas las Américas. Esta conversación que nos trae tiene mucho que ver con todas las personas que han pasado por esta tierra y de dónde han venido. Y si piensas en la forma en que estas líneas se curvan y en este tipo de estructuras de creación de mapas aquí, tienes la sensación de que también es una conversación sobre cómo la gente viaja a través del espacio, sobre cómo este mapa geopolítico que tenemos es solo una parte de la imagen. Hemos acumulado esta rica historia gracias a nuestras migraciones. Y para que realmente puedas ver, si miras a su alrededor, es posible que veas la palabra Austin aquí. Si subes al balcón, realmente puedes acercarte a este mural y ver los tipos de texturas que está creando para evocar la tierra; para evocar cómo estamos haciendo mapas de este lugar; por lo que hacemos, por lo que dejamos atrás, por esta historia colectiva, por cómo estamos creando una narrativa más amplia de quiénes somos. Lo cual es algo muy importante a considerar en este momento. 

 

activity guides

Musical Playlist

José Parlá, Amistad América, 2018.


Americano, nacido en 1973 

 

El artista multimedial José Parlá se inspira en la historia y la experiencia de los entornos urbanos. Su trabajo se caracteriza por composiciones exuberantes que presentan superficies viscosas de múltiples capas y arcos de escritura superpuestos. Amistad América es el proyecto más ambicioso de Parlá hasta la fecha. Se compone de estratos típicos, que incluyen collage abigarrado, pigmentos densos y trazos caligráficos. Al mismo tiempo, la escala y la complejidad metafórica del mural no tienen precedentes. 

 

Parlá comenzó a pintar en la adolescencia, experimentando con el graffiti. Lo que aprendió informaría su práctica artística madura, como cómo crear composiciones a escala arquitectónica y el valor de cultivar un estilo característico de escritura a mano. Además de dominar la agilidad técnica y la gran velocidad necesarias para la pintura callejera clandestina, Parlá también desarrolló una apreciación por el rigor del desempeño físico y la conciencia de que su cuerpo podía traducir los ritmos de la música en expresiones visuales. Amistad América surge de todos estos descubrimientos. 

 

Igualmente significativo, Parlá adquirió una afinidad permanente por las paredes: como sustrato de la pintura, como testigo de la historia y como metáfora cultural. Toma fotografías de las paredes que descubre en todo el mundo y encuentra inspiración en sus topografías en capas. En sus superficies deterioradas y con cicatrices, él reconoce nuestro impulso innato de hacer marcas, un linaje que se extiende desde las pinturas rupestres primitivas hasta los garabatos urbanos contemporáneos. Para Parlá, los muros contienen microcosmos geográficos que revelan las cuadrículas de las ciudades y las fronteras entre naciones, así como las huellas de la industria, el comercio y la migración. 

 

Refiriéndose a sus pinturas como palimpsestos o diarios, Parlá utiliza trazos de pintura para registrar sus asociaciones e impresiones de lugares. Amistad América representa a Austin a través de sus ojos, con una paleta que evoca sus vastos cielos, su abundante naturaleza y su palpitante núcleo urbano. La pintura sugiere un mapa continental y rutas que conectan Austin con una ecología mucho más amplia. También contiene fragmentos de letras caligráficas, incluidas tres palabras clave parcialmente oscurecidas por densas masas de color: Austin, Guadalupe y King. Estos no solo ubican el mural físicamente en la intersección de la calle Guadalupe y el bulevar Martin Luther King Jr. de Austin, sino que también reconocen su posición simbólica como un lugar de historia y cultura latinoamericana y afroamericana. 

 

Amistad América ofrece un paisaje visual amplio que evoca al propio Austin mientras ubica a la ciudad dentro de la geopolítica más grande de las Américas. El título hace que esa conexión sea concreta: La Amistad era un barco comercial español del siglo XIX que surcaba el Caribe. En 1839, su cargamento de esclavos africanos se amotinó y finalmente restableció su libertad. Parlá eligió la palabra tanto para conmemorar esta turbulenta historia como para celebrar su resonancia conciliadora y optimista: del español, Amistad América se traduce como Friendship América

José Parlá, Amistad América, 2018. Fotografía de Paul Bardagjy.
José Parlá, Amistad América, 2018. Fotografía de Paul Bardagjy.

Ubicación: Robert B. Rowling Hall (RRH), nivel B4

GPS: 30.282218, -97.741398